La Clave de la sociedad de la informacion es el acceso Universal

Es esencial que cambiemos nuestras actitudes y nuestros enfoques sobre las personas con discapacidad, que garanticemos todos los derechos y libertades fundamentales, incluido el derecho a participar plenamente en la sociedad.

sábado, 27 de marzo de 2010

La piel será la pantalla tácil de smartphones

La piel será la pantalla tácil de smartphones

Microsoft y un equipo de la Universidad Carnegie Mellon son los autores de una nueva técnica que podrá convertir la piel humana en una pantalla táctil desde la que manejar cualquier tipo de aparato electrónico. Las imágenes parecen futurista
El sistema, llamado 'Skinput', utiliza sensores acústicos capaces de detectar sonidos de baja frecuencia y, por medio de un brazalete con un pequeño proyector, refleja sobre la piel una especie de teclado.

Gracias a esta técnica, tal y como informan desde BBC Mundo, podremos manejar equipos de sonido, teléfonos móviles o agendas electrónicas tocando el menú proyectado en el antebrazo u otra parte del cuerpo.

"La piel humana es el más novedoso dispositivo para ingresar datos", declaró Chris Harrison, creador del sistema.

"Lo extraordinario del cuerpo humano es lo familiarizados que estamos con él. Esto nos da una posibilidad de tener una exactitud que nunca conseguiríamos utilizando un ratón", añadió.

Se puede, por ejemplo, lograr variaciones muy sutiles en un dispositivo electrónico con tan sólo un pellizco o un ligero movimiento muscular.

Pruebas iniciales indican que, luego de un entrenamiento de apenas 20 minutos, el usuario puede lograr que el sistema opere con más del 95% de exactitud.

Todavía no hay una fecha prevista para su lanzamiento, aunque Harrison afirmó que "en el futuro, tu mano podrá ser tu iPhone".

Investigadora ciega es experta en elegir

Investigadora ciega es experta en elegir

Por PENELOPE CREEN

Sheena Iyengar, profesora de la cátedra S.T. Lee de negocios en la Universidad de Columbía, estaba en su casa un día reciente, vestida en un juego de blusa y suéter color crema y una falda dorada ceñida. Sentada a la cabecera de una larga mesa de comedor, de madera de cerezo, que diseñó con su esposo, Garud Iyen¬gar, ingeniero financiero y también profesor en Columbia, en la sala que los dos habían decorado en colores tierra con una mezcla de muebles en¬contrados en subastas, en India y en una tienda en Manhattan. Había un estilo consistente que vinculaba a to¬dos los objetos en la habitación, entre ellos el atuendo de Iyengar.
Pero esto también encerraba un misterio: ¿Cómo era que Iyengar, psicóloga social quien cree firmemente que el gusto es una brújula poco confiable y que también es ciega, navegó el tenebroso paisaje de la autoexpresión y tomó una serie de decisiones en todo tipo de categorías (ropa, pintura, muebles) que parecerían requerir tanto de la vista como de estar con¬vencida del mérito del gusto?

Como la mayoría de nosotros, Iyengar no es experta en ninguna de estas áreas, Ella es, en cambio, experta en la elección. "En "The Art of Choosing"(El arte de elegir), su primer libro, que se publicó este mes, examina cómo culturas diferentes hacen elecciones y ponde¬ra cómo podríamos elegir mejor.

"Nacimos con el deseo, pero en realidad no sabemos elegir", dijo. "No sabemos cuál Sheena amigos

Iyengar llamó a un comité de expertos y para ayudarla a decorar su departamento.

Natural. Todo el mundo está convencido de que su opinión es la verdad, y yo lucho contra eso. Pero ¿no es lo que hace todo el mundo? Lo que busco es llegar a un consenso. Ésa es mi regla sobre cómo escoger".

Iyengar no bromeaba. Ha formado un guar¬darropa y amueblado su departamento al convocar a un comité de asesores de confian¬za, cuyas opiniones recopila y luego sopesa.

Que tú quieres que infieran. ¿Qué pasa si ven algo diferente?

A mediados de los años 90, cuando era alumna de doctorado en la Universidad de Stanford, Iyengar, hoy de 40 años, llevó a cabo un estudio so¬bre mermelada, en el cual asistentes de investigación colocaron frascos de mermelada sobre mesas en un supermercado (diferentes sabores en grupos de seis y 24) y ofrecían muestras a los compradores. Des¬cubrió que muchos que visitaron la mesa con la muestra más pequeña terminaron comprando mermelada junto con el resto de su despensa, comparado con apenas unos cuantos entre los que visitaron la mesa con la selección más extensa. El estudio convirtió a Iyengar en una favorita de las corporaciones estadounidenses y una celebridad en los círculos de las ciencias sociales.
En su libro, describió el número mágico (siete) en el cual "más" se con¬vierte en menos.

El número de personas en el comité de expertos de Iyengar ronda los cinco.
----- Hay tres asistentes de investigación:

Esther Adzhiashvili, a quien le gues-ta el color; Kate McPike, a quien "le gusta la marca J. Crew"; y John Remarek, "aquien no le interesa la ropa".
A veces su entrenador personal, u otro ami¬go, se une al grupo. Su esposo siempre tiene un voto.

"Al principio las personas se sienten ner¬viosas", dijo. "Luego se relajan, y al saber que sus opiniones son sólo una entre un grupo y que no siempre actuó con base en sus opiniones, se vuelven competitivas, lo que hace que afirmen sus cosas de una manera mas pura.

Ha sido un proceso de dos años, y aun no terminamos, dijo Iyengar. Tienes que ser selectiva respecto a lo que seleccionas.

miércoles, 24 de marzo de 2010

Aprendiendo a vivir con nuestras limitacionas

Las personas ciegas ahora podrán ayudarse con la tecnología para saber qué objetos están delante de ellos



Las personas ciegas ahora podrán ayudarse con la tecnología para saber qué objetos están delante de ellos. Con la aplicación LookTel, para celulares basados en el sistema Windows Mobile o MIDs, bastará que apunten a un objeto para identificarlo.

Tal como cuentan en Crunch Gear, con LookTel los smartphones podrán identificar los elementos que están enfrente y emitir su nombre para que la persona con ceguera se entere.

Pero, pese a la tecnología de los teléfonos inteligentes, este programa necesita ayuda de un computador para hacer efectivo el proceso.

Esta aplicación, que corresponde a un sistema de código de barra y escaner, funciona así: el software usa la interfaz de pantalla del celular para navegar y luego reconocer objetos.
Acto seguido, el programa transmite las imágenes en vivo desde el teléfono a una base-estación de LookTell en un computador. Cuando éste recibe una petición de búsqueda de imagen, investiga dentro de su librería de imágenes para encontrar la que sea compatible.

Por último, el computador envía de vuelta la información al smartphone para que comunique por medio de una voz computarizada la descripción del item.

Sin embargo, eso no es todo. Este programa también es capaz de agregar nuevos objetos para su reconocimiento a través de la captura de imágenes y posterior asociación a un tag. Para hacer esta operación, las personas deben guardar un sonido que se convertirá en la palabra clave.

Y, para hacerlo todo más fácil, hay una última opción en vivo que permitirá que ayudantes (familiares o amigos) les cuenten qué hay enfrente de ellos a través de la videoconferencia.
Para que veas el software en acción, en Radio Bío-Bío te dejamos con un video sobre LookTell: