La Clave de la sociedad de la informacion es el acceso Universal

Es esencial que cambiemos nuestras actitudes y nuestros enfoques sobre las personas con discapacidad, que garanticemos todos los derechos y libertades fundamentales, incluido el derecho a participar plenamente en la sociedad.

jueves, 11 de octubre de 2007

Desarrollan córnea artificial que podría probarse en humanos el próximo año

Un grupo de investigadores alemanes ha desarrollado una córnea artificial que podría empezar a probarse en humanos a principios del próximo año, evitando a los pacientes la necesidad de esperar una donación.

La nueva córnea artificial ya ha sido ensayada en laboratorio, donde se ha implantado a conejos y, según los investigadores, ha deparado "resultados prometedores".

En la iniciativa, financiada con fondos comunitarios en el marco del proyecto europeo Cornea, han participado investigadores alemanes del Instituto Fraunhofer de Investigación Aplicada sobre Polímeros de Potsdam y del Hospital Universitario de Ratisbona.

El hallazgo resuelve el principal problema que plantea la producción de córneas artificiales: la necesidad de que el implante crezca y se una firmemente al tejido natural y a la vez el centro del mismo permanezca exento de células, ya que ello dificultaría la visión.

"Nuestras córneas artificiales están hechas con un polímero que está a la venta, que no absorbe agua y que no permite que crezcan células sobre el mismo", explicó en un comunicado Joachim Storsberg, coordinador del proyecto.

Storsberg añadió que, tras dar forma a los polímeros, se recubre el borde de la córnea con una proteína especial a la que pueden adherirse las células de la córnea natural.

"De esta forma, la córnea implantada puede unirse con firmeza a la parte natural de la córnea, mientras que la parte central óptica permanece exenta de células", precisó.

La proteína empleada para solucionar este problema en el nuevo implante puede sobrevivir a la esterilización térmica.

Los daños en la córnea pueden deberse a malformación congénita, enfermedad hereditaria o corrosión y la solución más común a los mismos es el trasplante de la córnea de un donante.

Sólo en Europa, cada año hay 40.000 personas que esperan un donante de tejido de cornea como única solución para no perder la vista, muchos de los cuales nunca reciben esa donación.

Anualmente se realizan en el continente 27.500 trasplantes debido, entre otras razones, a la escasez de donantes.

La CE está desarrollando además el proyecto Cornea Engineering, que trata de reconstruir una córnea humana in vitro, con ingeniería de tejidos.

Tal adelanto transformaría la cirugía ocular y reduciría radicalmente el número de experimentos practicados con animales, según defienden los socios del proyecto.